miércoles, 1 de septiembre de 2010

Asedio a Montrerrey Septiembre de 1846

General Taylor en el Campamento (anónimo)
General P. Ampudia (fuente)
En septiembre fue el asedio a Monterrey, la batalla, the storming. Puede haber narraciones que justifiquen el ataque, que analicen los hechos, que expliquen la historia. Yo no puedo explicarla ni analizarla ni mucho menos justificarla, solo la contemplo y la escucho, oigo sus ecos: del júbilo de los vencedores y del lamento de los vencidos, aunque me haya tocado ser, de éstos, bisnieto o tataranieto, qué se yo. No hubo empate, en Monterrey ganó el visitante y perdió el de casa. Y no fue con goliza, sino con una lluvia de metralla cuyas marcas continúan en nuestro querido Obispado. Dos protagonistas principales destacan en la contienda. Del lado norteamericano el General Taylor y del mexicano, el general Pedro Ampudia. La batalla duró solo un par de días, pero las consecuencias de la derrota marcaron el futuro para siempre. Dos años de ocupación, medio territorio nacional perdido y un sordo dolor en el corazón del lado mexicano. Para América el resultado es diametralmente opuesto: expansión de las fronteras,  dominio y gloria. Es la historia incomprensible y cruel. Taylor se convierte en presidente y se enaltecen sus hazañas, a Ampudia se le repudia, se le critica y se le trata de olvidar.

En la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos se pueden encontrar varias piezas musicales que hacen eco del conflicto y cantan la victoria norteamericana. Un documento especialmente interesante es esta pieza musical llamada General Taylor Storming Monterrey por Simon Knaeble.

Me parece muy interesante la descripción que ofrece The library of Congress sobre esta obra, por eso la traduzco aquí:

"De los manuscritos del los libros de la banda de Manchester Cornet Band (fundada en 1854) primer grupo, no. 17
Esta es una extraña composición. Aunque no sabemos su fecha exacta, es probable que haya sido escrita no después de 1848, año en que Zachay Taylor fue elegido Presidente por el impulso de su brillante triunfo militar en la guerra mexicana y a pesar de los esfuerzos de su comandante, compañero Whig y de su rival político, General Winfield Scott. Muchas composiciones populares celebrando las victorias de Taylor aparecieron durante su campaña política, aunque no es conocido este trabajo en particular en forma de publicación. Pero es casi seguro que una pieza semejante no habría sido compuesta después de que Taylor llegara a la presidencia y, especialmente, no después de su muerte en 1850.
La instrumentación con bombardino (saxhorn) no se había establecido para 1848 y una instrumentación original de los contrastantes instrumentos de viento, desde las suaves y apacibles figles y clarines con llaves, hasta las más estridentes trompetas y trombones es una posibilidad diferente. Como está, una parte del libro que indica para “Corno en Fa” probablemente fue interpretado por una trompeta en Fa. Parece ciertamente ser la parte para soprano y no la parte para un corno característico de  la época.
General Winfiel Scott
No se añadió una parte para flautín (piocolo) a una ya problemática composición en la que la parte para un soprano en Mi bemol parece estar faltando. Aquí, la parte marcada “1ª en Mi bemol” posiblemente destinada para el corno tenor en Mi bemol en su doble rol de octava, suplía la parte melódica del soprano. Pero no hay partitura para el tambor bajo, y ya que estaba faltando algo con lo cual Monterrey no hubiera podía haber sido sitiado, el Dr. Fennell escribió dicha partitura". 


"From the manuscript band books of the Manchester Cornet Band (founded in 1854), first set, no. 17.
This is a curious composition. While we do not know its date, it was probably written not later than 1848, the year Zachary Taylor was elected President on the strength of his brilliant military success in the Mexican War, and despite the efforts of his commander, fellow Whig, and political rival, General Winfield Scott. Many popular compositions celebrating Taylor's victories appeared during his political campaign, though this particular work is not known to us in a published form. But it is almost certain that such a piece would not have been composed after Taylor became President, and especially not after his death in 1850.
The saxhorn instrumentation was not really established by 1848, and an original instrumentation of the contrasting brasswinds, from the soft, mellow ophicleides and keyed bugles to the more "brassy" trumpets and trombones, is a distinct possibility. As it is, one part-book which calls for a "horn in F" probably was intended for a trumpet in F; it certainly appears to be a soprano part and not a characteristic horn part for the period.
A piccolo part was not added to an already problematic arrangement from which an E-flat soprano part seems to be lacking. Here, the part marked "1st E-flat," possibly intended for the E-flat tenorhorn in its octave-doubling role, supplied the melodic soprano part. But there is no bass drum part, and since it was felt that Monterey could not be stormed without it, Dr. Fennell wrote one".


Por último les dejo aquí este archivo con la música de S. Knaeble acompañada por algunas imágenes relacionadas a la Batalla de Monterrey.


video
Enhanced by Zemanta

2 comentarios:

Pedro de Ampudia dijo...

Que Bueno que personas como tu LEONCILLO SABINO descubren y difunden la historia olvidada de Monterrey de 1846 que aunque dolorosa la derrota, se mostro una ciudad que no se derroto ni huyo sino que enfrento, ojala que mas personas como tu ayuden a que se recuerde la Batalla de Monterrey de 1846.
saludos

eljasjorge4 dijo...

@Pedro de Ampudia.
Gracias por los comentarios y por tu blog que estoy seguro ha despertado el interés de muchos por conocer su propia historia. Saludos

Entradas populares