lunes, 13 de febrero de 2017

Los primeros vecinos de Monterrey, Construyendo una ciudad desde sus cimientos II (Edificio de La Reinera. Edad: 116 años)

Edificio de La Reinera. Edad: 116 años


Otro predio y espacio significativo del centro de Monterrey es el que ocupa el edificio de La Reinera. Éste (en la esquina nor-oriente de Morelos y Parás) y todos sus edificios vecinos se encuentran en lo que alguna vez fueron terrenos del Convento Jesuita de San Francisco Javier. 


Edificio de La Reinera c. 1901 (De la Colección de Postales de Ricardo de León T.)



-      Desde 1702 y durante el siglo XVIII las manzana comprendidas entre las calles Morelos, Emilio Carranza, Padre Mier y Escobedo quedando por medio la Calle cerrada de Parás, formaban parte de los terrenos del Convento e Iglesia, cementerio y Seminario de San Francisco Javier.  Esta fue iniciada por el Padre Oblato Jerónimo López Prieto y más tarde entregada a de los padres Jesuitas. 


-      El 13 de marzo de 1702, Jerónimo López Prieto, presbítero, solicita al gobernador Juan Francisco de Vergara y Mendoza la merced de un terreno para construir una capilla a San Francisco Xavier y fundar un colegio seminario. Merced que es concedida el mismo día[1].

-      Los trabajos de edificación de los inmuebles debieron comenzar inmediatamente. Un documento del siguiente año hace mención de la capilla en construcción.

-      En 1704 también había anexo a la capilla un cementerio que daba servicio a la ciudad. Por más de 10 años la mayoría de los difuntos de Monterrey debieron haber sido sepultados en él. El terreno de este cementerio fue cedido al Padre López Prieto por un vecino de la ciudad: Don Francisco de Treviño.

-      El 22 de diciembre de 1708 el juez de tierras y aguas, Don Manuel Campuzano Cos y Cevallos, ratificó la merced y sugirió aumentarla con terrenos de cultivo. Y el 7 de enero de 1709 se llevó a cabo una nueva medición del terreno.

-      El colegio de San Francisco Xavier definitivamente cerró sus puertas hacia1745.

-       El 4 de julio de aquel año el provincial de la Compañía en la Nueva España, P. Cristóbal de Escobar y Llamas, dio orden al padre rector Juan José de Nava para vender la hacienda de los Jesuitas en el Nuevo Reino de León. Y el 1 de febrero de 1746  es vendida la hacienda que poseían en las Sabinas por 10 mil pesos a Don Manuel Flores de Valdés. Por su parte el colegio y la capilla con sus terrenos en el centro de la Ciudad, quedaron abandonados. Las alhajas y ornamentos almacenados en S. Javier fueron trasladados a la parroquia (actual catedral) de Monterrey.

-      En 1768 la iglesia se encuentra demolida y sus terrenos abandonados.


Dos fragmentos del “Mapa de la Situación de la Ciudad de Monterrey en el nuevo Reyno de León…”. Atribuido a Cristóbal Bellido Faxardo, guardián y comisario de misiones. 15 de Febrero de 1791. Archivo General de la Nación MX09017AGNCL01SB01FO178MAPILUUS4262 Se señala con la letra F la iglesia de San Francisco Javier en la esquina nor-oeste de las actuales calles de Morelos y Escobedo. En el mapa original extrañamente el Norte está dirigido hacia abajo. La X señala un pozo de agua.


-      El 14 de Noviembre de 1796 el cabildo de Monterrey otorga a Manuel Antonio Rigada e Inda la merced de esa propiedad a 12 pesos por vara[2]. Rigada compra el solar a todo lo largo de la cuadra colindando por el poniente con un callejón (Parás) y por el oriente con lo que fue la Iglesia de San Francisco Javier. El costo total del terreno fueron 472 pesos en plata.

-      A la muerte de Manuel Antonio de la Rigada y su esposa Rosa María Sada, la propiedad y casa en ella construida, fueron heredadas por María Josefa Guerra viuda de Manuel de Sada y madre de Rosa María.

-      El 4 de marzo de 1826 Juana de Ugarte compra esa propiedad y casa a la familia Sada (hijos de María Josefa) en 3,500 pesos. 

-      En 1855 el comerciante vizcaíno Don Mariano Hernández toma en arrendamiento esta finca e inaugura, el sábado de Gloria de 1855, la casa comercial llamada La Reinera. Ésta comenzó siendo una “casuca de matacán y techos de hormigón, con ligera cornisa y soportal de madera en escuadra y sin pilastras de sostén – admirable demostración de atrevida arquitectura pueblerina – levantaba también orgullosa su frontispicio, enjalbegado con humilde cal que en las noches se alumbraba con los mortecinos rayos de la parpadeante lámpara de petróleo encerrada en aquellos farolotes que, empotrados en las paredes o colgantes, eran también motivo de satisfacción y pavoneo de nuestros sencillos antepasados[3].


Calle del Comercio finales del Siglo XIX. Al Centro el primer edificio de la Reinera con Toldo.


-      En 1862 Don Mariano dejó la dirección del negocio encomendándola a sus hermanos Don Estanislao y Don José María. Con ellos formó la nueva sociedad bajo la razón de Hernández Hnos. y Cía. Don Mariano volvió a su natal Bilbao donde murió el 26 de Junio de 1891.

-      Don Estanislao Hernández falleció el 5 de Marzo de 1887 y su cadáver fue trasladado a Bilbao. Desde aquel año, hasta 1894, la dirección de los negocios de la sociedad quedó a cargo de los sobrinos de los fundadores, Don Felix y Don Tomás Mendirichaga y Hernández, hasta que en aquel año se practicó la liquidación final de la sociedad Hernández Hnos. Sucs., y se distribuyeron los bienes entre los herederos de los finados socios Don Estanislao y Don Ángel Hernández, retirándose de la dirección activa de los negocios don Félix, que fue a radicarse en España…”[4]

-      El 13 de Septiembre de 1901 La Reinera inaugura su nuevo edificio, diseñado por el Arq. Alfred Giles mismo que continúa en pie, en la Plaza comercial Morelos, esquina con Parás.


Edificio de la Reinera c. 1901


-      El 21 de agosto de 1909 el edificio se libra, podemos decir que milagrosamente y por el esfuerzo de los empleados de la negociación, de un terrible incendio iniciado en la Botica de León, edificio adyacente a La Reinera. El periodista corresponsal del Diario de México en Monterrey escribe: “El salvamento de la negociación se debió más al auxilio de los empleados que al aislamiento del fuego. Este había invadido ya las cabezas de las vigas del piso superior, introduciéndose por bajo del cielo raso y dificultando con esto las maniobras. Rasgado el cielo se atacó el incendio haciendo uso de mangueras de hule pero como el agua de los tinacos estaba hirviente, el hule se deshacía. Solamente los heroicos esfuerzos de los empleados lograron evitar la propagación[5].


Departamento de Damas del Almacén de la Reinera. (Imagen del Album Conmemorativo del 50º aniversario de la fundación de la casa de sucesores de Hernández Hnos. 1855-1905)


El edificio de la Reinera, de Alfred Giles, permanece allí como un ejemplo de buen gusto arquitectónico. Lo ocupan tiendas comerciales.


La Reinera Viaje al Pasado (Diseño visual de Armando Guevara 2014)





[1] Para los datos cronológicos Cfr. CAVAZOS, Israel  El colegio Jesuita de San Francisco Javier de Monterrey en Anuario Humanitas No. 34 vol. 4 Centro de Estudios Humanísticos, Monterrey, NL. Universidad de Nuevo León, 2007 pp. 16-17.
[2] Cfr. MENDIRICHAGA CUEVA, Tomas Monterrey Antiguo…   p.588 ss.
[3] ROEL, Santiago, Estampas de Antaño
[4] Cfr. Album Conmemorativo del 50º aniversario de la fundación de la casa de sucesores de Hernández Hnos. 1855-1905. Monterrey, NL., 1905.
[5] El Diario Periódico Nacional Independiente, México, DF, 26 de agosto de 1909 p. 1.

No hay comentarios:

Entradas populares