martes, 10 de febrero de 2015

Welch, el “Jefe Blanco de los Sioux” de visita en Monterrey (Diciembre, 1937) 1a. parte

Welch, el “Jefe Blanco de los Sioux” de visita en Monterrey (Diciembre, 1937)
Por Jorge H. Elias


Alfred Burton Welch nació en Afton, Iowa en septiembre de 1874, pero gran parte de su infancia transcurrió en una pequeña granja de Dakota del Sur, en la Reservación India Standing Rock de la tribu Sioux.  John Grass, jefe de la tribu, lo adoptó como hijo  en marzo de 1913 designándole su nombre guerrero: Charging Bear[1], siendo el primer hombre blanco adoptado por la Nación Sioux. 
Wlech llegó a ser coronel del ejército norteamericano. Su carrera militar fue muy extensa. Comenzó durante la Insurrección Filipina de 1899 y se extendió a lo largo de otros movimientos armados, entre ellos la llamada “Mexican Border War” (crisis provocada por Pancho Villa en 1916 en Texas-Chihuahua) y la Primera Guerra Mundial.

Durante la Gran Depresión Económica Estadounidense, Welch se encontraba tratando de vender carros Chevrolet. No sé si llegó a progresar en su negocio pero a finales de noviembre de 1937 con uno de esos autos, y acompañado de tres buenos amigos  (William Keuther  de New Salem y los esposos Turner de Bismarck), emprendió un viaje desde Mandan, Dakota del Norte[2]  hasta un “somnoliento pueblo mexicano de unas 13 mil almas” llamado Acapulco.

El viaje, según lo registra el propio Diario del jefe Sioux fue muy interesante y divertido.  Ese Diario es una joya en información sobre su vida y sus vivencias. Está ilustrado con fotografías, recortes de periódicos, mapas, las etiquetas de los licores que prueba durante el recorrido, etc. Está lleno de detalles y anécdotas  cotidianas. Refleja su original forma de ver las cosas. 

No creo que el diario original de Welch se pueda consultar on line, sin embargo es posible entreverlo a través de la página Web  HISTORIA ORAL DE LAS TRIBUS DE DAKOTA 1800s-1945 SEGÚN ES NARRADA POR ELCORONEL A. B. WELCH, PRIMER HOMBRE BLANCO ADOPTADO POR LA NACION SIOUX[3].

Viaje a México, un día en Monterrey (Diciembre de 1937)

La descripción del viaje comienza en el Álamo, Texas. Pero el interés de Welch no se encuentra en ese momento del lado norte de la frontera, sino en México. El 1º de diciembre a medio día el grupo de turistas llega a la frontera de Laredo, Texas y al cruzar el puente internacional “fuimos tratados muy bien por los oficiales mexicanos” –escribe Welch en su diario – “y después de contestar muchas preguntas y firmar muchos papeles impresos en español de cuyo tenor entendíamos muy poco, excepto que no se nos exigían pasaportes, estuvimos justamente sobre la grandiosa y nueva Carretera Panamericana rumbo a Acapulco, Guerrero, vía México DF.”   

Como muchos otros personajes que narraron anteriormente sus experiencias de Viaje en México, Welch, a lo largo de su diario, se deleita en hacer referencia a las antiguas civilizaciones mexicanas, así como a los acontecimientos más relevantes de la historia patria: la conquista, la independencia, la guerra con Estados Unidos, la Revolución, etc. Pero lo más interesante, sin duda, son sus experiencias vividas entre la gente y la descripción de los escenas cotidianas: “No perdimos tiempo en dejar Nuevo Laredo” –escribe el jefe Sioux en su diario – “conforme íbamos avanzando kilómetros, el país cambiaba, la arquitectura, la gente, las vestimentas y comenzamos a ver muchos burros cargados por las orejas con paja, combustible, carbón, vegetales, mercancías… mientras encima, serenamente, meditando aquello (cualquier cosa que sea) que los mexicanos piensen, sentado, el señor de la creación, medio dormido bajo el sol radiante,  golpeando con ambos talones la marca repetida sobre el costado de la montura del cargado obrero.”  Welch describe también el paisaje, la flora y la fauna, etc.

El grupo de turistas hicieron su primera parada en el Power´s Café de Sabinas Hidalgo Nuevo León “una ciudad de 12 mil habitantes” . El coronel escribe: “Este es un lugar interesante con todo tipo de cosas para comprar. Aquí vimos un joven indio tejiendo un sarape sobre un burdo, pero eficiente telar”


Continuaron su viaje por aquella antigua carretera Panamericana. Al ir acercándose a Monterrey el paisaje montañoso comienza a seducir a los espectadores: “A unas 120 millas de Laredo nos parece entra e en un “cul-de-sac”[4] de altas montañas a derecha, izquierda y frente a nosotros finalizando en magníficos picos. Una formación adusta y reciente, afilada y amenazante, pero hermosa”

La antigua carretera, como sucede al presente, entraba en la ciudad por la actual Avenida Alfonso Reyes. En su lado poniente donde hoy se encuentra el Parque Niños Héroes, al sur de la actual Ciudad Universitaria, se hallaba el Campo Militar y un poco más adelante los apartamentos Regina o “Regina Courts”. En ellos se alojó la comitiva procedente de Dakota.

Regina Courts, recorte del diario de A. B Welch.






[1] Oso atacando.
[2] Su lugar de residencia desde 1905.
[3] Oral History of the Dakota Tribes 1800´s -1945 As Told to Colonel A.B. Welch The First White Man Adopted by the Sioux Nation http://www.welchdakotapapers.com/
[4] Callejón sin salida.

No hay comentarios:

Entradas populares