domingo, 11 de septiembre de 2011

Monterrey is Ours

H. Mansfield, 1848 John Foster's The Mexican War The Bishop's Palace.
Septiembre es el mes de la patria. Un eslogan bastante trillado, pero así es para los mexicanos. Una noche de septiembre comenzó el movimiento de independencia mexicana del reino español y años después la logró con el esfuerzo y valor de muchos mexicanos patriotas. 

Era también septiembre cuando los Norteamericanos invadieron nuestra querida ciudad de Monterrey, que se encontraba festejando su independencia y fortificando sus bases militares para hacerle frente al ejército americano. La batalla duró 4 días desde el 21 hasta el 24 de septiembre de 1846 y el día 24, un oficial norteamericano, el teniente Napoleon Jackson Tecumseh Dana, escribió una carta a su amada esposa. En ella afirmó "Monterrey is ours" (Monterrey es Nuestro) y así lo fue por los dos años siguientes hasta 1848, año en que terminó la intervención americana en México con el resultado muy conocido de la pérdida de la mitad del territorio nacional. 
Este año, gracias al esfuerzo de un grupo de mexicanos patriotas, los "Amigos de la Batalla de Monterrey", en la ciudad se celebrará el 165º aniversario de la Batalla de Monterrey y se recordará a los soldados caídos en la guerra, a la vez que se planea la construcción de una plaza conmemorativa en Santa Lucía. Pero todo eso se puede leer mejor en el Blogg de Pablo Ramos. Yo aquí solo coloco la carta del teniente Dana a falta de documentos mexicanos. La traduzco sabiendo que traducir es traicionar y no coloco el original en inglés porque se puede encontrar en linea en el libro Monterrey is ours!: the Mexican war letters of Lieutenant Dana, 1845-1847 By Napoleon Jackson Tecumseh Dana

La carta es muy emotiva, creo yo, fechada el día 24 apenas terminada la tenaz batalla. Dice así:


Septiembre 24 1846,
Monterrey es nuestro.

photo of Napoleon Jackson Tecumseh Dana (1822-...Napoleon Jackson Tecumseh Dana Imagen via Wikipedia

Apenas puedo describirte con mi pluma cuántas dificultades, peligros y trabajos hemos pasado para conquistarlo. Hemos luchado muy, muy duro por cuatro días. El lugar es un segundo West Point en fortaleza y los mexicanos lo han defendido hasta el final, pero nosotros los hemos combatido muy fuertemente y ellos al final se han visto obligados a darse por vencidos y a capitular. Hemos conquistado todas sus bases mediante el ataque excepto dos, y los hemos hecho retraerse hacia ellas con todas nuestras armas mortales apuntando a sus rostros. Los hemos reducido al extremo que aceptarán cualquier término. El mismo Ampudia está muerto de miedo. Se han aceptado ya los artículos de la capitulación. El General Taylor les permitió que su ejército marchara fuera de la ciudad con los honores de guerra, cargando sus mosquetes, espadas, equipaje personal y seis piezas de artillería. Todo lo demás se nos entregó. En el ataque les arrebatamos grandes cantidades de municiones y trece cañones.

Pero nuestra lucha ha sido dura y sangrienta. En la Primera División, la muerte se extendió con horrenda libertad, pero fue su última pelea. Están arruinados, y envían comisionados en busca de un tratado de paz. Tan pronto como tenga oportunidad te lo contaré todo. Ahora estoy sediento, exhausto, con las manos vacías y no he tenido siquiera un capote sobre el cual recostarme por varias noches. Hasta que no tengas noticias mías despreocúpate del todo, querida. El peligro ya pasó.
Nuestros muertos y heridos no pueden ser precisados con seguridad. El Capitán Lewis Morris, Barbour, Field y el Teniente Irwin. Tercero de Infantería y el Capitán McKavett, Octavo de Infantería, El Coronel Watson de los Voluntarios de Baltimore se encuentran entre los muertos. Todos son casados, el Capitán Scott, Primero de Infantería, también. El Capitán LaMotte está muerto o mal herido, no lo sé, el Mayor Lear y el Teniente Richard Graham están heridos de muerte. Muchos oficiales están heridos, entre ellos Gatlin y Porter, ninguno de ellos de gravedad. Entiendo que el General Butler se encuentra herído también, así como el Mayor Mansfield y el Capitán Williams de los ingenieros, entre otros.
Pero todo está ahora bien. Gracias a Dios, a nuestro favor. Estate tranquila, querida Sue, y hasta que te pueda escribir de nuevo, quédate completamente tranquila.

Hoy que los Estados Unidos recuerdan los atentados del 11 de Septiembre, creo que es bueno recordar también que la violencia nunca tiene justificación y que las guerras entre naciones siempre son movidas por el egoísmo de una élite poderosa y corrupta.


Related articles
Enhanced by Zemanta

4 comentarios:

Pedro de Ampudia dijo...

Gracias por tus amables comentarios para el Blog la Batalla de Monterrey, solo una preciscion si existen muchos documentos mexicanos, aqui un ejemplo

Cuerpo del Ejercito del Norte "General en Gefe Numero 45 "Exmo señor:
el 29 de Agosto sal del Saltillo y llegue a Monterrey a media noche , luego que amaneció los señores generales y Oficiales se presentaron a cumplimentarme con arreglo a ordenanzas y todos ellos así como la tropa y el vecindario, han manifestado un verdadero jubilo no menos que una gran esperanza de los sucesos de la guerra y una nueva animación, porque el espíritu publico se haya amortiguado y todas las obras y movimientos en una estado de paralización. "En la misma tarde recorrí los puntos que se están fortificando y puedo asegurar a V.E. que estas obras conluidas pondrán a Monterrey en un estado de respetable defensa para resistir a la calidad y numero de los enemigos.

"Hoy se publica el bando que acompaño a V.E bajo el numero 1 que llevara el debido efecto; pues con escandalo he sabido por el señor General Requena, Coronel Uraga y otros gefes que aquí hay casas marcadas que mantienen relaciones con los enemigos y aun que han pagado libranzas giradas para ellos,confiados en la impunidad."
Hoy dispongo también la publicacion del bando que declara a esta ciudad en estado de sitio, para vencer las obstinadas reticencias que presenta el Gobernador d. Juan N. de la Garza Hevia, a fin de poder organizar el batallon de auxiliares que prestara grandes beneficios a la patria en estas circunstancias: en concepto de que el vecindario se halla entusiasmado por la justa causa para que ayude a la conclusión de las obras de fortificacion y por ultimo para que los nuevo leoneses impulsados por mi, y por el honor y el patriotismo de los demás señores generales y gefes, contribuyan eficazmente a las operaciones de la guerra.
En Cadereyta Jimenez a distancia de 10 leguas tenemos mas de 1000 caballos de linea avanzados, con 2 piezas de a 4 y para que la mande y dirija las operaciones previas sobre 500 enemigos que se hayan en china y que se haga efectiva toda clase de hostilidad a las fuerzas que se hallan en Cerralvo y Camargo.
Me participan que muchos de los contrarios quieren pasarsenos y que no lo verifican por falta de guias y que el espíritu que se advierte en sus filas es muy contrario al orgullo que sustentaban por los lances de armas en 8 y 9 de mayo, como también que no tienen mas de 2500 de linea siendo el total de 6 a 7000.
Comuniquele al General Antonio Lopes de Santa Anna que desempeño gustosamente cualquier comisión o destino que se me confiase en la guerra santa que sostenemos contra los Estados Unidos. En mi pecho arde el fuego sagrado de la patria y cuando desde 1836 a sido para mi como lo he probado con hechos remarcables, un intenso sentimiento de contrariar energicamente los avances y ultrajes que nos han inferidos sin interrupción y progresivamente el Gobierno de Washington.

Dios y libertad Cuartel General en Monterrey Agosto 31 de 1846
PEDRO AMPUDIA

eljasjorge4 dijo...

@ Pedro de Ampudia

Gracias por el comentario y dejar este documento del General Ampudia.

Me imagino que sí deben existir muchos más documentos del lado mexicano sobre la Batalla de Monterrey, lo que pasa es que no me es fácil encontrarlos y los del lado americano se encuentran en grandes cantidades en la web.

Para la mayoría de los datos interesantes de la Batalla y del lado Mexicano, creo que tú eres uno de los muy pocos que los tiene en tu blog. Muchas gracias por eso.

Saludos y buena suerte en los festejos de este Mes.

Juan Crouset dijo...

Jorge:
¡Interesantísima la entrada! Hace años tuve oportunidad de tener el libro en préstamo en mis manos, gracias a que un familiar lo detectó en AMAZON, y hace unos meses pude releerlo (sólo en partes) también en Google.
Como una muy agradable coincidencia con tu última entrada, te comento que he estado tratando de traducir desde hace tiempo el capítulo referente a Monterrey, en donde resulta una delicia las citas frívolas y prejuiciosas, pero también sumamente interesantes, de la permanencia de las tropas americanas en esta ciudad.
Personajes como Whiting, Manuel María de Llano, Edward Ord, y algunos otros, son descubiertos dentro del texto un tanto desordendado del teniente Dana.
Copio sólo un segmento que me pareció bastante cómico de las cartas que le envía el personaje a su amada:
"...Así que tuviste una pelea con tu tío acerca de mi, por observar a las chicas desnudas de Camargo(2). Todos las miraron, querida, y nadie pudo ir al río sin tener que verlas. Si los hombres estaban nadando, a las mujeres no les preocupaba, y entraban directamente al agua. Para ellas esta clase de cosas no es nada, pero yo las miro con la misma clase de mirada que utilizaría para ver a cualquier bestia salvaje u orangután, pues no poseen más belleza que éstos. Y respecto a besarlas, en ocasiones basta con solo mirarlas para que el estómago se te revuelva. Son sólo las que pertenecen a las clases más bajas las que se muestran tan fácil en público. Son de piel muy obscura y exageradamente feas. ¿Le dijiste a tu tío, querida Sue, que tus piernas, tus tetitas y cosas así, son las únicas que me encanta ver muy de cerca? ..."
Así se las gasta el teniente en su narración.
Espero poder agregar otros segmentos de este capítulo en futuras entradas del Blog.
Gracias por compartirlo.

eljasjorge4 dijo...

@ Juan Crouset

Gracias por los comentarios y el texto. Este libro es todo interesante y tiene muchs detalles que reflejan el pensamiento norteamericano sobre los mexicanos en la éporca. Y hablando de traducciones, también yo me puse a traducir, no éste libro, sino "My Confession" de Chamberlain y lo voy a poner aquí en estos días, con cuanta acuarela encontré del autor. creo que es un texto valioso en datos aunque se ha dudado de la veracidad de algunos de ellos, pero lo mejor es el estilo de ese personaje. Saludos y de nuevo gracias.

Entradas populares